Tendencias de futuro en la gestión de la información geoespacial: una visión para los próximos 5-10 años – revisión 2015


Por

El Comité de Expertos en Gestión de la Información Geoespacial (GGIM) de Naciones Unidas, emitió en 2012 un primer informe sobre ‘Tendencias de futuro en la gestión de la información geoespacial: una visión para los próximos 5-10 años’ a raíz de la reunión en 2011 de expertos y líderes del ámbito geoespacial. En 2015 se ha llevado a cabo una revisión de dicho informe que ha dado lugar a una nueva versión (versión borrador final) que queremos compartir a modo de resumen.

El informe de 2015 subratlla por una parte nuevas tendencias emergentes en el sector y por otra apunta aquellos cambios destacados con respecto a las tendencias identificadas en la primera edición del informe. En este post comentamos el aspecto relativo a las nuevas tendencias emergentes.

  • Smart City e Internet de las cosas

Actualmente se calcula que un 51% de la población se concentra en zonas urbanas y se prevé que en 2050 esta cifra se sitúe cerca del 80%,  por lo que se prevé un importante desarrollo de aquellas tecnologías que solucionen los problemas que conlleva tal urbanización en relación al uso eficiente y sostenible de recursos, esto es, iniciativas Smart City apoyadas por el Internet de las cosas.

En este contexto la componente geoespacial se evidencia importante en tanto que cada sensor tiene una ubicación concreta, pero deviene aún más crucial cuando este sensor u objeto se encuentra en movimiento y se requiere su ubicación exacta en un momento preciso (tiempo real).

  • Inteligencia artificial y Big Data

Las técnicas de inteligencia artificial incorporarán la componente geoespacial en procesos de aprendizaje flexible y adaptativo de las máquinas; permitiendo  análisis complejos a tiempo real sobre un gran volumen datos dispersos, desestructurados (por ejemplo provenientes de sensores involuntarios como pueden ser los teléfonos móviles) y de naturaleza diversa – Big Data; o generando una nueva relación de las máquinas con su entorno (incorporando la variable geoespacial en su funcionamiento o actuando como captadoras de esta información).

  • Cartografía y geolocalización indoor

La mejora de la tecnología RFID (miniaturización) y su bajo coste abren nuevas oportunidades de la aplicabilidad de la geolocalización indoor, no solo para usos comerciales, sino también en aplicaciones contra el crimen, la seguridad o la gestión del tráfico. Y esto pasará por una integración de la geolocalización outdoor/indoor y la cartografía continua a partir de la generación de estándares.

  • Integración de información geoespacial y estadística

La integración de la información geoespacial y estadística es crucial entre otros aspectos, para las estrategias de desarrollo sostenible a muchos niveles (nacional, regional o global). Dicha integración pasa por que ambas comunidades (estadística y geoespacial) cooperen en el establecimiento de un estándar para dicha integración.